abril 22

Cómo elaborar un procedimiento de Coordinación de Actividades Empresariales en tres pasos

0  comentarios

En el ámbito de la seguridad y salud en el trabajo, el procedimiento de Coordinación de Actividades Empresariales es el paso previo para cumplir con los objetivos preventivos de cualquier empresa que subcontrata trabajos. ¿Cómo crearlo de forma efectiva? 

  • El Procedimiento de Coordinación de Actividades es la herramienta clave para fijar objetivos preventivos a partir de un diagnóstico real de la concurrencia de trabajos en una compañía.  
  • Aunque no existe una fórmula única para elaborarlo, puesto que todos los trabajos en concurrencia son distintos, existen algunas líneas maestras que pueden aplicar a todas las empresas. En este artículo te explicamos cuáles son.  

Procedimiento de Coordinación de Actividades Empresariales ¿Qué es? 

En líneas generales, un procedimiento de coordinación de actividades, en una situación de concurrencia, busca garantizar que las actividades se desarrollen en condiciones seguras, sin riesgos incontrolados a los trabajadores que la realizan ni a terceros. Bajo esta consideración, cada empresario es el encargado de adaptar e integrar sus procedimientos preventivos, a la situación que resultará de la concurrencia.  

Para ello, cada empresa utiliza la información intercambiada previa al inicio de los trabajos, y si es necesario, se modifican los procedimientos para garantizar el control de los nuevos riesgos que pueden generarse. Además, si es necesario, las compañías en concurrencia pueden establecer conjuntamente procedimientos de trabajo a seguir, contemplando las actividades de todos los trabajadores que vayan a coincidir en el lugar de trabajo. 

Procedimiento de Coordinación de Actividades Empresariales: Objetivos 

El procedimiento de coordinación de actividades empresariales tiene como finalidad definir los principios, actuaciones, agentes responsables y funciones de los mismos, necesarios para cumplir con la legislación en Prevención de Riesgos Laborales y CAE, promoviendo y cooperando en la eliminación o disminución de los riesgos laborales derivados de la propia actividad y de los trabajos o servicios que realicen empresas externas (empresas contratistas, subcontratistas, trabajadores/as autónomos, entidades asociadas, concesiones administrativas, fundaciones, convenios de colaboración, etc.), en los centros de trabajo de la empresa titular.  

Y no solo sirve para evaluar el proceso o adelantarse a posibles riesgos laborales, sino que constituye una herramienta enormemente útil en la dirección y toma de decisiones de la política de seguridad de la empresa.  

Los procedimientos de Coordinación de Actividades Empresariales resultan especialmente útiles, especialmente cuando las compañías quieren garantizar entornos de trabajo seguros y saludables.  

¿Para qué sirve un Procedimiento de Coordinación de Actividades Empresariales? 

No podemos olvidar que el Procedimiento de Coordinación de Actividades Empresariales es una brújula para guiar, tanto a la empresa titular como a las empresas contratistas, en la consecución de los objetivos preventivos. A partir de las líneas de trabajo definidas en el Procedimiento de Coordinación de Actividades Empresariales, es posible: 

  • Definir el ámbito de aplicación, y situaciones de concurrencia de trabajos.  
  • Definir el canal de intercambio de información y documentación.  
  • Establecer qué tipo de documentación se enviará a la empresa contratada y cuál solicitarle, en función de la relación con ella. 
  • Definir las medidas preventivas y de emergencia, y medidas de control dirigidas a potenciar entornos de trabajo seguros. 
  • En paralelo, identificar y gestionar los riesgos concurrentes.  
  • Sistematizar la gestión de la Coordinación de Actividades Empresariales con empresas contratistas, subcontratistas, trabajadores/as autónomos, visitas, etc., de modo que la productividad del departamento de PRL se ve incrementada. 
  • Designar las figuras y medios de coordinación de actividades empresariales
  • Definir responsabilidades de los actores en Coordinación de Actividades Empresariales: 
    • Empresario/a titular del centro de trabajo  
    • Empresario/a Principal  
    • Empresario/a concurrente  
    • Empresa contratista  
    • Empresa subcontratista  
    • Recurso Preventivo 
    • Coordinador de Seguridad y Salud  
    • Representantes de los trabajadores 
    •  Etc. 
  • Establecer medidas de control y seguimiento 

Partes de un Procedimiento de Coordinación de Actividades Empresariales 

  1. OBJETO: debe detallar el propósito del procedimiento. En este caso, el propósito está relacionado con el cumplimiento derivado de las obligaciones en materia de seguridad y salud en relación con la coordinación de actividades empresariales en varaderos.  
  1. ÁMBITO DE APLICACIÓN/ALCANCE: define a qué (procesos, actividades, tareas) y a quiénes afectará (personas, empresas). En este apartado se debe aclarar aquellas situaciones en que no sea de aplicación, por ejemplo, en las actividades en las que aplique el Real Decreto 1627/1997, de 24 de octubre, por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y de salud en las obras de construcción, por tratarse de actividades de construcción.  
  1. DEFINICIONES: se incluirán todos aquellos términos necesarios y aquellos que requieran algún tipo de explicación. Por ejemplo: centro de trabajo, empresario titular y principal, etc.  
  1. NORMATIVA: se detallará la normativa vigente a la cual se da respuesta a través del procedimiento. Para la coordinación de actividades se habrá de hacer referencia tanto a la Ley 31/1995, el R.D. 39/1997 así como al R.D. 171/2004.  
  1. DESARROLLO: es la parte más importante del procedimiento, ya que es donde se detalla todos los pasos a dar para su cumplimiento, estableciendo quién debe actuar en cada momento y de qué manera para alcanzar el objetivo propuesto. Así mismo, se indica cómo se deben realizar las distintas acciones, dando homogeneidad a las actuaciones de todas las partes.  
  1. REGISTRO Y ARCHIVO DE LA DOCUMENTACIÓN: debe indicar qué documentación se ha de conservar y quién es el responsable de ello, así como la forma de guardarlo y durante cuánto tiempo.  
  1. ANEXOS: recogen todos los formatos necesarios para la correcta aplicación, seguimiento y control de la actividad. 

Procedimiento de Coordinación de Actividades Empresariales ¿Cómo crearlo en tres pasos 

Bien porque no saben por dónde empezar, bien porque subestiman su efectividad, muchos profesionales de la Prevención de Riesgos Laborales no valoran la posibilidad de establecer e implementar un Procedimiento de Coordinación de Actividades Empresariales. Por ello, en las siguientes líneas te detallamos cómo crear un Procedimiento de Coordinación de Actividades Empresariales en 3 pasos, de manera eficaz y realista. 

1. Empieza antes del inicio de las actividades 

La coordinación de actividades empresariales comienza antes del inicio de las actividades, durante la fase de contratación de estas. Es por ello importante, que el procedimiento incorpore los requisitos en materia de seguridad y salud laboral que se van a exigir a las distintas contratas.  

2. Establece el canal de intercambio de información y documentación entre empresas 

3. Elabora instrucciones de trabajo y establece mecanismos de control  

Para poder garantizar que cumples con toda la normativa de Seguridad Laboral y que tu centro de trabajo es un lugar de trabajo seguro, cada vez son más los profesionales de la PRL que se apoyan en Software de Coordinación de Actividades Empresariales.

Porque los tiempos cambian, descubre una nueva manera de trabajar

Pero preferimos que veas tú mismo cómo funciona nuestro software solicitando la demostración gratuita.


También te puede interesar

Por qué no funciona la gestión manual de la Coordinación de Actividades Empresariales (y cómo solucionarlo)

Por qué no funciona la gestión manual de la Coordinación de Actividades Empresariales (y cómo solucionarlo)

CONGRESO ONLINE INTERNACIONAL

2 - 3 - 4 de Noviembre

CTAIMATALKS 2021